At bagon.is you can Buy webshells, phpmailer, Combo list
Adiós a un ícono de la ciudad | lapalabradeberazategui.com.ar

Señalaron que la dura realidad y sobre todo una situación personal de enfermedad complicada de quien hasta hoy se hizo cargo de la panadería, hicieron que tomaran esta decisión. Horacio Pérez, hijo de Tesoro y Albor de 83 años,  sus fundadores, lo admitió en medios locales  aunque prefirió no brindar más detalles al respecto.

Aseguraron que el cierre trajo mucha tristeza a la familia que trato por todos los medios de sobrellevar la situación pero al no conseguirlo decidieron cerrar. Primero por la edad avanzada de los propietarios que no están bien de salud, y segundo por la crisis que vienen padeciendo muchos comercios del mismo rubro como consecuencia de la suba de los insumos básicos y la baja del consumo.

La drástica decisión la tomaron a comienzos de este mes tras evaluar, además, una situación de enfermedad grave. Aunque el incremento de las tarifas de luz y gas, además de las cargas impositivas que tienen, fueron motivos que pesaron a la hora de tomar la decisión final.

Hay que tener en cuenta que el edificio que durante tantos años ocuparon, llamado “La Chaqueña” es de patrimonio histórico para la ciudad porque allí vivió la doctora Julieta Lanteri, la primera mujer en votar en la Argentina.Ella junto a Alicia Moreu de Justo fueron las impulsoras del voto femenino y de otras conquistas logradas en la década del 30.

La propiedad, hoy bastante vencida ante el inexorable paso de los años, fue la vivienda elegida por Lanteri que fue una de las primeras mujeres médicas del país, y la primera italiana inmigrante recibida de doctora en la Argentina. Constituyó el Partido Feminista Argentino y años más tarde, fundó la Liga Argentina de Mujeres Librepensadoras.

Con los años Berazategui ha perdido muchos lugares con pasado histórico, varias casas en el histórico barrio San Francisco, o el Castillo de Ayerza en Plátanos por eso muchos vecinos esperan que se pueda hacer algo para salvar a este lugar del derrumbe y el implacable paso del tiempo ya que hoy, la vieja casona está en venta- la tiene la inmobiliaria Super- y se desconoce qué pasará con ella, más aun porque sufrió un gran deterioro y tuvo poco mantenimiento en los últimos años.

Los vecinos se mostraron nostálgicos, insisten en  que existe un problema de salud grave, además de diferencias en el seno familiar, ya que por sus ocupaciones particulares ninguno de los hijos de Tesoro podía hacerse cargo del negocio familiar. Igualmente todos los consultados  desmintieron que la familia tenga problemas financieros.

En paralelo, puede observarse que parte del terreno que pertenecía al mismo predio ya fue vendido y allí se construye un edificio multifamiliar.

«La Chaqueña» o Villa Edelmira tal como la llamo su primer dueño, era propiedad de una de las familias más solventes de la zona. Con buen aspecto y muchas comodidades, se destacaba entre las demás viviendas del barrio San Francisco. Lucidoro Durante, fue quien mando a construirla y para eso contrato a Francisco Cadorna, oriundo de Avellaneda, quien también se hizo cargo de la construcción de la iglesia Nuestra Señora de Luján.

Durante, era directivo de una fábrica de fósforos, y encomendó la edificación en 1889. La llamó «Villa Edelmira», en honor a su esposa Edelmira Xammar. La casa era una mansión de gran envergadura que estuvo dotada de adelantos inusuales para la época, como una usina eléctrica. Tenía un jardín con frondosa vegetación con abundantes árboles frutales y estaba rodeada por un cerco de mampostería con rejas, que solo hoy perdura en la parte de entrada a la misma.

En 1920, fue comprada por la doctora Julieta Lanteri, que la habitó hasta 1932, año en que murió trágicamente. Luego, en la década de 1950, se instaló la panadería que ocupo para muchos unos de los tesoros arquitectónicos de la ciudad.

El lema de la panadería era «Un pan con historia… justamente en honor a Lanteri. Hay leyendas y mitos urbanos que fueron pasando de generación en generación y uno de ellos habla sobre la aparición de Lanteri en Villa Edelmira, vestida de blanco, en muchas oportunidades.

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)